jueves, 27 de mayo de 2010

Poéticas de la araña


Nick Asbury, que se dedica a la publicidad y es un amante del idioma, notó hace ya tiempo que, en materia de creación de marca, las palabras habían sustituido al color y al diseño gráfico en las obsesiones corporativas. Convengamos en que las gamas del azul institucional ofrecen una paleta reducida y que el color del espectro solar da pocas alternativas lo bastante universales, atractivas y serias como para la diferenciación de marcas. Así, un banco y un fabricante de hardware terminan compartiendo el mismo rojo. Asbury inició un viaje por las páginas en las que las empresas se definen a sí mismas ante sus clientes y quedó muy sorprendido al ver que la lista de las más usadas y repetidas no excedía el número de colores del espectro.

Global.
Visión.
Estrategia.
Pasión.
Equipo.
Compromiso.
Resultados.

En cualquier manual de SEO, estas palabras también aparecerán como las más deseables, porque son las que excitan a las arañas y, si las arañas están excitadas, segregan hilos a los que resultan sensibles los motores de búsqueda. Los textos que leemos en las páginas comerciales de la Red configuran una literatura sujeta a sutiles presiones comerciales, una literatura optimizada para esos espías incrustados por los buscadores en el sistema lingüístico, una literatura oprimida que pierde relevancia para el lector humano.
Nick Asbury, entonces, trató de descomprimirla. Visitó desde las páginas de Halliburton hasta las de lastminute.com, miró las palabras, las mezcló, las embarulló, les dio un nuevo orden y creó su libro de poemas "encontrados" al que tituló Corpoetics. Considera esta actividad poética, que lo emparenta sutilmente con Ezra Pound, T. S. Eliot e incluso con William Burroughs, una "forma perversa de Soduku".

El limerick que surgió de las páginas corporativas de la afamada Goldman Sachs, además de un homenaje a Edward Lear, es una prueba de que las palabras detrás de las que uno pretende esconderse terminan por dejarlo en evidencia. Solo es cuestión de ponerlas en otro orden para que vuelvan a brillar con candor implacable:

You wish to submit a concern?
A concern regarding the firm?
Who are you? Are you new?
You will learn who is who
You will learn to submit to the firm.

El libro se vende online por 5 libras y toda la recaudación es a beneficio del National Literacy Trust de Reino Unido. Para ver otros poemas surgidos de las palabras escritas para la araña, ir aquí.