sábado, 10 de abril de 2010

En otras palabras



Si se describe un viejo libro de papel con la fraseología que utilizamos para los nuevos dispositivos lectores necesarios para disfrutar de un libro electrónico, nos encontramos con la sorpresa de que muchas de las cosas que ni siquiera Steve Jobs puede resolver con su imperio tecnológico, ya estaban resueltas en el libro de papel, que heredamos de los primeros códices cristianos.

Llegué a este divertido anuncio de Book, la nueva revolución tecnológica, gracias al poeta Patrick Davenne.